REAFIRMA CEA NEGATIVA AL PROYECTO MONTERREY VI

 

  • En 2015, el entonces gobernador de Nuevo León finiquitó el proyecto por representar vicios de corrupción, aclaró el titular de la CEA. 
  • Organizaciones ambientalistas han denunciado que el agua sería utilizada para extracción de gas por medio del fracking, recordó. 

El titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA) manifestó que el agua de San Luis Potosí es de y para las y los potosinos, señalando que “no vamos a bajar la guardia y apoyaremos la postura del Gobernador del Estado Ricardo Gallardo Cardona en la lucha por los recursos hídricos de la Huasteca”, ante la intención del Gobierno de Nuevo León de revivir el proyecto Monterrey VI, ahora con el nombre de Agua del Pánuco.

El funcionario potosino aclaró que, en el año 2015, el entonces gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón puso fin al proyecto Monterrey VI por presuntos actos de corrupción, ya que llevar agua del Río Pánuco a Monterrey costaría más de 18 mil millones de pesos en el año 2014, y ejecutarlo, ahora, después de 8 años el costo sería mucho mayor.  

Reveló que, en ese mismo año, unas 50 organizaciones sociales se pronunciaron en contra de la extracción de agua del Río Pánuco, ya que además de no cumplir con estudios de impacto ambiental descubrieron que el líquido sería utilizado para extraer hidrocarburos de una cuenca a través de la técnica del fracking, que es romper la corteza terrestre hasta llegar a la fuente del combustible, una práctica rechazada y condenada a nivel mundial.

El Gobierno del Estado de San Luis Potosí hará lo necesario para que el proyecto Monterrey VI o Aguas del Pánuco no se lleve a cabo, pues afectaría los recursos hídricos de la Huasteca Potosina ya que en temporada de estiaje el cause del río Tampaón lleva un caudal de 15 mil metros cúbicos de agua, lo que planean extraer para ser redirigidos al Estado de Nuevo León, aseveró. 

Por último, reiteró que se mantendrá firme y se cerrarán filas a lo enunciado por el Gobernador Gallardo Cardona para que el agua de San Luis Potosí se quede en el Estado y sea utilizada para beneficio de las y los potosinos.