COLUMNA “EL DESTAPE”

Colibrí

Isela Guerrero

Con el arranque del proceso electoral 2020-2021 en San Luis Potosí, el 06 de junio del 2021 se elegirá a una persona para ocupar el cargo de la gubernatura en el Estado, 27 diputaciones y 58 presidencias municipales, regidurías y sindicaturas.

Por lo que algunos actores políticos, ya han comenzado a destapar su interés por competir por esos cargos de elección popular, entre ellos el alcalde de Ciudad Valles, Adrián Esper Cárdenas, quien fue un candidato independiente y por eso llego a ocupar el puesto de presidente municipal de esa localidad.

En reunión con empresarios de Coparmex, descartó irse por una candidatura independiente para las elecciones de 2021, pues dice que no hay piso parejo para que los independientes compitan contra los partidos.

Dijo que de ser así buscaría una alianza al lado de su equipo independiente, aparte de que señaló que el camino es muy cansado e injusto, para quienes no pertenecen a un partido.

El alcalde de Ciudad Valles, indicó que para que funcionen esas candidaturas independientes se tiene que realizar un bloque de compromisos para liberar las leyes electorales, a fin de que exista un piso equilibrado.

Opinó que también deberían de eliminarse los presupuestos y privilegios para los partidos políticos, ya que solo así podrían funcionar esas candidaturas independientes.

Amigo lector la moneda se encuentra en el aire, y a lo mejor usted como yo coincidimos con Adrián Esper Cárdenas en que urge una legislación para retirar el financiamiento a los partidos políticos, ya que a fin de cuentas no tenemos representantes ni en la cámara alta ni en la baja, pues esos candidatos en los que depositamos nuestra confianza terminan por traicionar al pueblo y sólo se preocupan por sus intereses personales.

De ahí que anden como “chapulines” brincando de un partido a otro; como el caso del diputado federal Ricardo Gallardo Cardona que del PRD, se cambió como si cambiará de calcetines al Partido Verde Ecologista, y todo para alcanzar sus objetivos personales.

Otro “chapulin” es el diputado Óscar Bautista Villegas, quien ya no se sabe a que partido pertenece ya que según era del Partido Revolucionario Institucional, pero el señor se mueve a dónde más le conviene, por lo que en ocasiones se va con el Partido Verde.

Siendo esos algunos de los motivos para perder la credibilidad en estos políticos “chapulines” y sus partidos, ya que no tienen una verdadera ideología o lealtad, por eso me preguntó -Que podríamos esperar los electores de figuras de esa calaña?

Confiemos en que pronto terminen por legislar, para que retiren esos recursos públicos a los partidos políticos, ya que la mayoría de los ciudadanos estamos cansados de mantener a los traidores que sólo buscan sus propios intereses.